UGT presenta alegaciones al Anteproyecto de concesión de las líneas de Buruntzaldea de Lurraldebus y augura conflictividad laboral

Los responsables de UGT muestran su preocupación por la nueva regulación que contempla recortes en los servicios y el personal
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT ha presentando en el Departamento de Movilidad y Ordenación de la Diputación de Gipuzkoa, las alegaciones al Anteproyecto que regulará el futuro servicio que prestará Lurraldebus en las líneas de Tolosa, N-1 y Buruntzaldea, al entender que la nueva redacción es perjudicial para los usuarios y los trabajadores de dichas líneas. Para la Federación de Servicios para la Movilidad y Consumo de UGT en Euskadi, FeSMC-UGT Euskadi, si sale adelante dicho texto será, sin duda, motivo de conflicto laboral, entre otras cuestiones porque contempla la existencia de personal excedente, aunque sin detallar los motivos, ni el personal afectado, ni las condiciones de las recolocaciones o despidos que deberán llevarse a cabo.

El nuevo Anteproyecto de concesión del servicio público de transporte interurbano regular de viajeros de Buruntzaldea que conecta Donostia con los municipios de Andoain, Hernani, Usurbil, Urnieta, Lasarte-Oria y Astigarraga, también han recibido alegaciones tanto de los Ayuntamientos afectados como de las empresas que actualmente explotan esas lineas, HASA, TSST y Garayar, y que dan empleo en estos momentos a unas 125 personas.

Los responsables de UGT advierten de que al no detallarse en la nueva regulación el personal que será necesario para la explotación del servicio, ni el futuro de los trabajadores actuales, la subrogación de los mismos, de acuerdo con sus contratos de trabajo, resulta cuanto menos engañosa. Además los responsables critican que el texto tampoco contempla la mejora de las condiciones de trabajo durante la vigencia de la concesión al nuevo operador, y no hace una referencia mínima a la normativa de tiempos de conducción y descansos de los conductores.

Por otra parte la Federación FeSMC-UGT en Euskadi señala que la nueva regulación supone un importante recorte de los servicios que se prestan actualmente, pasando a tan sólo 35 autobuses en activo y donde no se subrogan 12 autobuses. Todo ello a pesar de que es pública y notoria la queja manifestada por los Ayuntamientos de Andoain, Hernani y Usurbil. En este mismo sentido, el sindicato ha querido manifestar en sus alegaciones, que en el caso de Astigarraga, es si cabe todavía más sangrante la situación, dado que ese municipio depende en exclusiva de las líneas de autobús de esta concesión.

Para UGT dicho recorte no está justificado, sobre todo si se tiene en cuenta que en la actualidad existe personal, autobuses y demanda de la ciudadanía más que suficiente.
En las alegaciones UGT también ha querido manifestar su oposición a los tiempos de recorrido contemplados en el Anteproyecto, donde no se tienen en cuenta las condiciones de tráfico, que varían a lo largo del día, ni las condiciones de la velocidad máxima permitida. En opinión de los responsables del sindicato esto ha llevado a plasmar unos tiempos poco realistas que además incluyen supresión de paradas, ofreciendo un peor servicio a los usuarios.

En cuanto a las lineas de los autobuses de Buruntzaldea, UGT considera que la Diputación debería apostar por nuevos servicios que son necesarios y cada vez más demandados por la ciudadanía, como es el caso de incorporar Astigarraga a la linea de Andoain, Urnieta, Hernani y Hospitales.