UGT-Euskadi llama a la patronal a sacar adelante los convenios sectoriales en estos últimos meses del año

Aunque el IPC se mantiene en el 2,2, ya existe una pérdida importante de poder adquisitivo de los trabajadores/as vascos
Print This Post
  
  
Email This Post   


Aunque los datos de la inflación del mes de agosto, dados a conocer hoy, sitúa el crecimiento interanual en el  2,2, moderando su crecimiento, para la Secretaria de Política Sindical de UGT-Euskadi, Maribel Ballesteros, se trata de un crecimiento importante, que provoca una importante pérdida de poder adquisitivo para el 75% de los trabajadores/as, que tienen decaído o sin renovar su convenio sectorial  de referencia en Euskadi.

“Tenemos estos últimos 4 meses para sacar adelante los convenios colectivos para un número muy  importante de trabajadores/as vascos, para mejorar sus condiciones laborales a través de la herramienta que ha sido útil siempre, los convenios colectivos” , advierte a la patronal y resto de sindicatos la representante de UGT-Euskadi.

Maribel Ballesteros hace un llamamiento a la negociación y renovación de los convenios colectivos en el ámbito de Euskadi, “máxime después de la reciente sentencia del Tribunal Supremo que, amparado en la reforma laboral, avala que la ultraactividad de los convenios caduca un año después de haber terminado su vigencia si no se ha negociado uno nuevo”. Reforma Laboral aprobada por el PP en 2013 y que UGT sigue reclamando su derogación inmediata al nuevo Gobierno del PSOE.

Es imprescindible adoptar medidas ya, ante la subida de los precios, sobre todo de la electricidad, y la continua pérdida de poder adquisitivo de los salarios, propiciada por la alarmante precariedad en el empleo.

“La patronal vasca debería aplicar los criterios pactados en el IV Acuerdo Nacional de Negociación Colectiva, para la recuperación del poder adquisitivo y, sobre todo, para que ningún trabajador tenga un sueldo inferior a 1.000 euros al mes”.

Mientras el IPC siga creciendo, se está provocando una pérdida de poder de compra, el poder adquisitivo de los asalariados empeora mes a mes, a pesar de que nuestra economía se encuentra en plena fase expansiva y las empresas están obteniendo beneficios importantes.