Tras el accidente laboral mortal de Zizurkil, ocurrido ayer, reclamamos una mayor labor de inspección en las obras del TAV dado que es el séptimo accidente

UGT-Euskadi lamenta la muerte de un trabajador de las obras del tren de alta velocidad, ocurrida ayer sobre las 18.30 en Zizurkil, al sufrir un fuerte traumatismo en la cabeza. El sindicato reclama una pronta investigación del trágico suceso, para que se adopten las medidas oportunas con el fin de evitar que se produzcan nuevos accidentes, dado que este es el segundo que se produce en las últimas semanas en las obras del TAV, y el séptimo desde que comenzara la ejecución de las obras a su paso por Euskadi, en 2008.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Desde UGT advierten que las jornadas maratonianas de trabajo y en general las condiciones y la precariedad que soportan los trabajadores del sector de la construcción, pueden ser factores fundamentales en los accidentes de trabajo que a menudo se producen. Para UGT a todos estos factores, hay que añadirle la presión que sufren en concreto, las obras del TAV para ajustarse a los plazos fijados y la multitud de empresas subcontratadas, donde la coordinación en materia de prevención de riesgos laborales es más compleja.

Por ello el sindicato reclama una mayor labor de inspección en este sector, y en particular en las obras del TAV, así como fuertes medidas sancionadoras que sirvan de ejemplo para aquellas empresas que incumplan la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, sobre todo cuando se producen varios accidentes tan graves, en un espacio breve de tiempo en una misma obra.

El aumento de muertes en el trabajo, tras un trágico verano con 5 trabajadores fallecidos en tan sólo un mes, ha hecho saltar todas las alarmas del sindicato, quién recuerda que hasta hoy ya van 28 trabajadores fallecidos, lo que supone devolvernos a cifras de siniestralidad que ya creíamos superadas.

Para los responsables de UGT esta situación resulta intolerable, “sobre todo porque estamos convencidos de que no es producto de la casuística, sino que a medida que aumenta la recuperación económica también lo hacen los datos de siniestralidad, y por desgracia, a un ritmo superior”.