Osakidetza sigue sin atajar con responsabilidad las irregularidades para próximos exámenes de la OPE

En la reunión de la Comisión de Seguimiento de OPE 2016/2017 de Osakidetza, UGT ha denunciado que la dirección del Servicio Vasco de Salud sigue sin atajar con responsabilidad las irregularidades en la repetición de los exámenes objeto de investigación por la fiscalía, ya que se sigue sin cambiar los tribunales tal y como UGT viene exigiendo ya desde el inicio de las denuncias
Print This Post
  
  
Email This Post   


Ana Vázquez, responsable de UGT Sanidad de Euskadi, advierte que “hemos conseguido  que se encargue la preparación de los exámenes a expertos ajenos a los tribunales y que los exámenes prácticos sean tipo test en las especialidades que se han detectado irregularidades, para dar las máximas garantías a los opositores, si bien estas medidas no son suficientes”.

No se garantiza el acceso con criterios de igualdad, mérito y capacidad

El  informe sobre “Innovaciones en los procesos selectivos de Osakidetza”,  que se ha presentado en la  reunión, de esta mañana, tampoco soluciona el problema para procesos selectivos venideros. Ana Vázquez señala que “en su mayoría son propuestas subjetivas que no garantizan el acceso a la administración pública con criterios de igualdad, mérito y capacidad”. UGT prepara una serie de propuestas que presentará en esta Comisión de Seguimiento.

OPE insuficiente

Respecto a la OPE que está previsto llevar a cabo en 2019, en Osakidetza,  de 1.083 plazas de personal estatutario fijo, UGT considera que sigue siendo insuficiente, porque con esto no se llega a rebajar la temporalidad al 8% en el Servicio Vasco de Salud.

UGT advierte sobre la actitud interesada y proselitista de Darpón, que  disfraza la realidad de la Sanidad pública vasca con anuncios populistas, que tratan de ocultar las necesidades reales de los profesionales y de los ciudadanos que requieren atención médica. No toma medidas que palien con suficiente antelación los problemas detectados, como ha ocurrido en las denuncias por las filtraciones, que ya era “vox populi” desde hace años en Osakidetza. Tampoco se han tomado medidas ante la conocida  realidad de plantillas insuficientes y envejecidas, que sufren cada vez más cargas de trabajo, por lo que  se va  dificultando prestar una atención de  calidad en el Servicio Vasco de Salud.