El Gobierno vasco se limita a trasladar el acuerdo de mínimos de subida salarial a los empleados públicos conseguido en Madrid por UGT, sin mejorarlo

Ante el anuncio del Gobierno vasco de las mejoras salariales 2018-2019 a los empleados públicos, la Secretaria General de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Euskadi, Arantza Agote, asegura que es insuficiente. "El Gobierno vasco se limita a trasladar el acuerdo de mínimos conseguido por UGT en Madrid, sin mejorarlo" advierte que se mantienen recortes y que el Ejecutivo vasco se mantiene en su imposición, pasando de la negociación con los sindicatos.
Print This Post
  
  
Email This Post   


En la anterior reunión de Mesa General de la Función Pública vasca, el 6 de junio, UGT urgía al Gobierno vasco a negociar  el II Acuerdo de Empleo, firmado por este sindicato en Madrid, el 9 de marzo, un acuerdo de mínimos para empezar a recuperar salarios y el cobro del 100% en caso de baja por enfermedad, entre otros derechos laborales, suprimidos por decreto ley, a los empleados públicos, que fue aplicado también a los vascos. Por fin, ahora convoca Mesa General para el 19 de septiembre y el Gobierno vasco anuncia la recuperación del 100% en IT, pero mantiene el recorte en el plan de pensiones Itzarri, cuyas aportaciones eran del 3% antes de la aplicación de los recortes.

UGT recuerda que sigue pendiente la devolución de los derechos laborales de los empleados públicos, eliminados a base de decretazos, como las primas de jubilación,  la carrera profesional y el acuerdo para prorrogar el contrato de relevo para el personal laboral fijo, incluyendo también al personal laboral indefinido no fijo, para evitar desigualdades, así como buscar vías para la jubilación anticipada para todos los empleados públicos.

Arantza Agote advierte que los empleados públicos vascos han perdido desde el 2010 en torno al 15% y 20% de poder adquisitivo, recortes que se han unido a la aportación de Itzarri, que el Gobierno recortó también unilateralmente. “El Gobierno vasco se niega a un reconocimiento de deuda que UGT ha pedido siempre, para que los empleados públicos puedan  recuperar el poder adquisitivo perdido en los últimos 8 años”.