Cadena humana de las trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio de Bizkaia, por unas condiciones laborales de calidad

Anuncian paros si los Ayuntamientos no se implican en un servicio y condiciones laborales de calidad
Print This Post
  
  
Email This Post   




Trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) de Bizkaia han llevado a cabo esta tarde 
 una cadena humana, en Bilbao, para denunciar la degradación del servicio y de los derechos laborales. La cadena humana ha partido  a las 17.30h de la Diputación (Gran Vía, 25) y ha llegado hasta el  Ayuntamiento, donde  se ha dado lectura a un comunicado con la problemática del sector.

UGT, junto a ELA, LAB y USO han promovido estas movilizaciones, que se están llevando a cabo desde el mes de octubre, para denunciar el recorte de los derechos laborales de las cerca de 1.500 trabajadoras del servicio, principalmente mujeres, por la deriva de la privatización del servicio y su gestión por empresas privadas.

Los representantes del sector de estos sindicatos están llevando a cabo contactos con los diferentes partidos políticos con representación en los Ayuntamientos implicados, como últimos responsables del Servicio de Ayuda a Domicilio, para que adopten compromisos para que el servicio y las condiciones laborales de las trabajadoras no sigan degradándose.

Jornadas de paro

En caso de que no exista ninguna implicación por parte de los responsables municipales, lasmovilizaciones pasarán a jornadas de paros parciales por parte de las trabajadoras en el próximo mes de diciembre, previstos para los días 1, 15 y 22 de diciembre.

Las trabajadoras, principalmente mujeres, del Servicio de Ayuda a Domicilio atienden las necesidades básicas de personas en situación de dependencia, tales como aseos, movilidad, comidas, atención personal, compras.. Es decir, prestar todo el apoyo físico y emocional a estas personas en sus domicilios.

Las instituciones deben implicarse y asumir su responsabilidad en la prestación de este servicio, que debería ser público, con compromiso de recoger en los pliegos de condiciones la subrogación de las trabajadoras, garantizando las jornadas por contrato; dotarlo de un presupuesto suficiente e implicarse de manera directa en la negociación del convenio colectivo sectorial de referencia; así como adoptar medidas preventivas adecuadas de los riesgos derivados del trabajo.