Ante la nueva adjudicación del servicio de vigilancia de la Residencia Militar de Donostia los vigilantes deciden mañana si continúan con la huelga

La Dirección de Garda, nueva adjudicataria del servicio, se compromete con UGT a aplicar el convenio del sector a los vigilantes subrogados
Print This Post
  
  
Email This Post   


Los trabajadores de la empresa de vigilancia privada Novo Segur, que prestan sus servicios en el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS) y en la Residencia Militar de Donostia, situadas en las inmediaciones del cuartel de Loyola, decidirán mañana en asamblea, si desconvocan la huelga indefinida iniciada el pasado 18 de marzo, al ser adjudicado el servicio a la empresa Garda Seguridad. La huelga indefinida que se había iniciado ante el sistemático incumplimiento de las resoluciones judiciales, por parte de Novo Segur, en cuanto al convenio de aplicación, así como el adeudo de varias nóminas, ha sido secundada durante 20 días por el 100% de los trabajadores.

Tras rescindir el Ministerio de Defensa el contrato con Novo Segur y sacarlo de nuevo a concurso, la nueva adjudicataria del servicio, Garda Seguridad, podría comenzar a prestar sus servicios a partir del próximo 10 de abril. Ante esta situación, los trabajadores decidirán este mismo viernes, 6 de abril, si continuar o no con la huelga indefinida.

Los responsables de UGT mantuvieron ayer, 4 de abril, una reunión con la Dirección de Garda Seguridad en la que la nueva adjudicataria se ha comprometido a subrogar a los trabajadores respetando las condiciones fijadas por el convenio del sector y las que venían disfrutando antes de que entrase la adjudicataria Novo Segur.

El responsable del sector de UGT en Euskadi, Isidro Campo califica la huelga como un éxito que ha forzado la salida de la empresa Novo Segur, que venía incumpliendo desde hace más de un año las condiciones laborales de los trabajadores subrogados y muestra su satisfacción ante la rescisión del contrato a Novo Segur, a la que califica de empresa pirata.